Contempopránea / La Orquesta Poligonera

Pues miren ustedes, el concierto en el Contempopránea fue genial. No sé qué tiene ese sitio que ahí siempre nos sale bien. El pueblo tiene un encanto que hace de este festival algo especial.

La única pega es que no nos oíamos mucho cantar en monitores, asunto que estuve hablando con la gente de Souvenir y La Bien Querida, a quienes les pasó lo mismo, algún grupo tendía a desafinar, y otros a cantar a lo jevi metal, como fue mi caso. Es lo que tiene que no te den el tiempo que necesitas para hacer tu prueba de sonido.

En esta edición se homenajeaba a Julio Ruiz, promotor number one del festival desde sus más tiernos inicios. Nosotros queríamos hacer una versión de Los Burros, y él eligió "Huesos". La adaptamos un poco a nuestra manera y parece que a los asistentes les encantó. Estamos pensando en conservarla para tocarla en nuestros próximos directos, por cierto, que nuestra actuación fue de las que más gustó del festival, noticia que siempre es una alegría. Aquí hay otra página que nos nombra directamente la mejor actuación del festival. Muchas gracias!

Yo, y algunos más, estuvimos recordando a Pedrito e incluyéndole en el mericidísimo homenaje, que siempre era el rey de este festival. Qué grande, por cierto, que algo se está cociendo. Salí con La Bien Querida a interpretar una versión de La Buena Vida: "Vini, Vidi, Vinci". MJ y Fersitu sacaron estas fotos e la actuación que os pongo por aquí.



Al día siguiente nos quedamos directamente en el aeropuerto de Barajas para ir a Vigo porque teníamos concierto con La Orquesta Poligonera. Estuvimos de ensayos, comidas, cenas, risas y muuuuuucho ajetreo. La cosa fue así rollo sin parar, pero todo con muchas ganas.

El Náutico, en San Vicente Do Mar, es un sitio absolutamente mágico. Te tratan como a un rey y no te falta absolutamente de nada. Hicimos una gran piña entre técnicos, camareros, cocineros, amigos, familiares, invitados, la gente del grupo, prensa y demás. La mesa donde comíamos y cenábamos cada día fácilmente congregaba a unas cincuenta personas, y uno no paraba de hablar un rato con uno, otro con otro, hasta el punto en que seguías conociendo gente nueva que llegó el mismo día que tú o antes y con la que resulta que aún no habías hablado.

La actuación fue un absoluto delirio y se dividió en dos parte: en la primera cada grupo se encargaba de tocar sus temas por separado, en la segunda nos juntábamos todos para hacer versiones propias y de otros. Yo, como bajista que soy en esta formación, me puse en un plano discreto en la parte trasera del escenario. Craso error: estaba rodeado de cuatro amplificadores de válvulas y dos focos apuntando hacia mí, uno de ellos a mis pies. Imagínense a diez personas tocando a la vez, pues bien, yo soy ese que se achicharra al fondo. La sudada fue espectacular, como bien demuestra la foto de arriba.

Lo sorprendente del asunto es que la cosa salió más o menos bien, teniendo en cuenta el número de músicos a sonorizar y el poco tiempo de ensayo, así que quedamos todos bastante satisfechos. Ya no sólo por la actuación en sí, sino por todos esos días de frenética convivencia que estuvimos disfrutando.

A mi juicio lo mejor de todo fue el camerino. La que se lió ahí durante cuatro noches consecutivas hasta altas horas de la noche fue lo nunca visto. Cuánta energía concentrada en tan poco tiempo y espacio. Todo el mundo con instrumentos en las manos cantando cualquier cosa que se le viniese a la cabeza, acompañándose unos a otros o haciendo subgrupos.

Yo estuve tocando una pandereta, una maraca, una charles, un bajo, una guitarra española, una acústica e incluso una guitarra que había por ahí que sólo tenía tres cuerdas y que fue la que más juego me dio hasta el punto de cortarme y lesionarme los dedos. El día del concierto, y digo el día del concierto "oficial" porque ahí había sarao todos los días, tuve que tocar con cinta en los dedos para no acabar de destrozármelos del todo.

No puedo acabar sin mencionar dos grandes aportaciones al mundo de la música: "Yo tengo un rancho y una escopeta" de Noni y la increíble adaptación al castellano de "First of the gang to die" a cargo de Nico Pastoriza. Talento poligonero a tiro de playa, que dijo La Voz De Galicia.

Tengo más cositas que contar, pero lo voy a racionar. De momento nos vamos al Sonorama, donde podréis ver a La Orquesta Poligonera el sábado a las 21:00 en el escenario B, y a Ellos a las 19:30 del domingo también en el escenario B.

Pasen ustedes un buen verano.

1 comentario:

Fersitu dijo...

Dando fé que el concierto el Contempop fue muy divertido y uno de los más animados del festival (Es más tras el vuestro dijimos "¿Y ahora con quien vamos a bailar?").

Especialmente esa versión en directo de "Cerca" que espero que sea uno de esos remixes que tenéis por ahí escondidos, porque es G E N I A L.

Que monas las fotillos. las de MJ son los primeros super chulos planos y las mías las lejanas, que mi cámara era de andar por casa.

Abrazos!