Post hipertécnico: Mi Gibson ES-355GM Custom

Varias veces he dicho que escribiría esta entrada. Ya son muuuuuchas las personas que me han preguntado algo sobre alguna de mis guitarras, pero sin duda mi Gibson ES-355GM Custom es la que se lleva la palma en cuanto a curiosidad. Incluso alguno me dijo que intentó comprarla pero no la encontró. Fácil, porque tiene dieciséis modificaciones, hechas por mí mismo y estas manitas, que la hacen única. PRECAUCIÓN: Si no estás en esto de las guitarras o no te interesa lo más mínimo te vas a aburrir.

Hace muchos años que quería este modelo, en mis tiempos mozos flipé viendo como Marty McFly tocaba uno muy similar en "Regreso al futuro". Luego ya vi cómo sonaban las guitarras de caja semihueca (sí estas con las "f" a ambos lados a lo violín) y me enamoré de su sonido. Cuando la casa Gibson España (a quienes desde aquí mando un fuerte abrazo y vuelvo a dar las gracias por todo) me dijo que eligiese una guitarra de su extenso catálogo no lo dudé. Fui directamente a por la Gibson ES-355, en su versión con Bigsby y color rojo. Me chiflan las guitarras rojas.

Cuando llegó desde Memphis, oliendo a laca nitrocelulosa y recién hecha a mano casi lloro de la emoción. Al poco tiempo de estar tocándola me di cuenta de que necesitaba hacerle algunos ajustes para que se acomodara a mis necesidades, así que empecé una obsesiva carrera por mejorar el modelo original. Aquí van, algo detallados, los cambios que le hice, por si alguien quiere aplicarlos a la suya. Los cambios se basan principalmente en tres premisas: afinación, comodidad y estética. El sonido original ya es impresionante, así que eso lo he respetado, pero la guitarra, tal y como venía, pesaba demasiado y desafinaba al tocar sólo una canción.

1- Las clavijas originales pesaban mucho, hacían que el clavijero bajase hacia el suelo y había casi que tocar y sujetar el mástil a la vez para que eso no pasase. Las cambié por unas Sperzel, que además de pesar menos tienen un sistema "locking" que atrapa la cuerda evitando que esta se vaya desafinando lentamente.
2 - Esto es una chapa que encontré un día en una tienda. Le quité la parte de atrás y la pegué, usando cola de madera, que no estropea el acabado de la guitarra. Desde que era chaval le pongo estrellas a todo y me hizo gracia.

3- Viendo las modificaciones que le he hecho a la guitarra compré esta cubierta de metal (me costó horrores encontrarla ya que es del mismo metal con el que se hacen los saxofones) y la llevé a un joyero para que me grabase el modelo original, ES-355, mis siglas pegadas a él, GM, y la palabra Custom, que suelen tener las guitarras customizadas, como es el caso.
4- Una de las mejores cosas que le he hecho es ponerle esta cejilla, una Black Tusq XL, que evita que las cuerdas se quedan pegadas a ella y mantiene la afinación. Alguno me ha dicho que estoy obsesionado con la afinación, pero cuando cantas y tocas la guitarra a la vez tienes que preocuparte más de lo primero, y no estar cada dos por tres tocando las clavijas. O eso creo yo.

5- Cambié los marcos de plástico negros por unos Schaller de metal dorados en ambas pastillas, quería que todo fuese básicamente rojo y dorado, que para mí viene a significar algo así como el lujo y la decadencia. El metal aisla mejor las pastillas y quita algo de ruido de fondo, aunque es una apreciación muy sutil.
6- Pinté los agujeros de color crema, a juego con los bordes de la guitarra. Después de informarme mucho me decanté por unos rotuladores especiales que hay llamados DecoColor, en especial uno llamado Cream Yellow, que es exactamente el mismo color. Hay que ser muy cuidadoso y tener buen pulso ya que es una pintura permanente y cualquier fallo quedará para siempre en tu instrumento.
7- Para conseguir aún mejor afinación compré un puente Resomax NV I, un puente muy estable porque las cuerdas resbalan sobre él lo que impide que se desafinen y se rompan por ahí, aparte de realzar el sonido en los 2Khz, que hace que tenga más "mordiente" o "bite" que dicen los yankis. Vamos, que suena mejor.
8- Lo malo de las guitarras con puente flotante es que cuando das un acorde seco, esto es tocas y lo callas con la mano, se quedan sonando las cuerdas que hay detrás del puente. Si tocas en limpio apenas es audible, pero si metes distorsión es un auténtico coñazo y ensucia mucho el sonido. Así que le puse un cablecito gris detrás de donde se apoya la cuerda y problema solucionado.
9- Le quité el golpeador. Añadía peso y a nivel estético no enacajaba con los marcos dorados.

10- El selector de pastillas era de plástico anaranjado, lo cambié por uno de metal dorado que del uso ha perdido un poco de dorado y es así como dorado-plateado. Me encanta.
11- Un detallito. Fijé los cables interiores con un poquito de cola de madera para dejarlo bien quietecitos y que no se vean por los agujeros.
12- Quité las cubiertas de los potenciómetros, que eran negras y las cambié por estas doradas y plateadas. Más cómodas y más bonitas.

13- Uno de los cambios más radicales. Acabé quitando el puente Bigsby ¿por qué? porque desafinaba bastante y añadía mucho peso a la guitarra, y porque ya tengo dos guitarras más con Bigsby. En cambio le puse uno tipo harpa, como las antiguas guitarras Gretsch, en dorado claro, a juego con todo.
14- Unas estrellas que me hice recortando una lámina de vinilo dorado. Era algo que ya había puesto a otras guitarras. Creo que he dicho ya que me encantan las estrellas ¿no? pues eso.

15- Esta cosa tan simple puede salvar la vida de tu guitarra. Busca una bandolera con los extremos de cuero, quita las clavijas de sujección de tu guitarra y aprovecha el tornillo para atravesar el cuero, poniendo una arandela en la parte exterior y otra en la interior, pasa de la ranura que ya hay hecha, ponle un poquito de cola en el agujero (ejem) y vuelve a enroscarlo. Nunca se te caerá. He visto guitarras caerse al suelo y romperse de la manera más tonta por sujetarlas mal.
16- Otra estrellaza, en grande.

Por cierto, el juego de cuerdas que uso es exactamente este: D'Addario EXL115W, con la tercera cuerda entorchada, que suena mucho mejor que un juego standard. También ajusté las piezas polares de las pastillas, la altura de las cuerdas, el quintaje, los canales de la cejilla y alguna cosilla más.

Al final he conseguido una guitarra un kilo más ligera, que apenas se desafina y con una estética acorde a mis gustos. De todas mis guitarras se ha convertido en mi favorita con diferencia, suelo modificar todos los instrumentos que caen en mis manos, y no tengo ninguna guitarra que no haya sido adaptada a mi gusto. Espero que los guitarristas hayáis aprendido algo, si es que no lo sabíais, y que le hayáis perdido el miedo a modificar vuestro propio instrumento. Sólo hace falta mucha paciencia, dedicación, información, sentido común y un mínimo de habilidad manual. Llevo desde que tenía diecisiete años abriendo instrumentos de todo tipo, así que si tenéis alguna duda os contestaré encantado de la vida, ya sea aquí o en mi Formspring.

Para los fans de la ES-355, creé un grupo en Facebook hace algún tiempo, por si alguien quiere apuntarse.

Besos!

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Efectivamente, todo lo que tiene que ver con la guitarra me ha importado más bien poco, de ahí que me quede con lo de la cola en el agujero, ejem.

Guille Mostaza dijo...

Jajaja, pues para importarle bien poco se lo ha leído usted entero. Gracias por la visita, Señor Anónimo.

JavierMargán dijo...

Vaya GUITARRÓN Guille, estás hecho todo un manitas. Entre esto y tu vida en tropecientos países no paras de sorprenderme!!!

Cómo cambiaste las clavijas? las Sperzel no son iguales que las Grover que traen las Gibson.

Guille Mostaza dijo...

Hola, Javier. Efectivamente no son iguales, las Sperzel tienen un punto de apoyo y hay que taladrar seis agujeros en el clavijero. Así lo hice!

Saludos!

Migue dijo...

Leo "taladrar" en la misma frase que "guitarra" y me entran sudores :P

De verdad que admiro un montón a la gente tan mañosa :)

Enhorabuena por el pedazo de post, Guille :)

Fersitu dijo...

Esta entrada se lo voy a pasar a mi hermano, porque él que también está tocando instrumentos, entre ellos la guitarra, le puede tener mucho interés.

Saludos!

Neftalí dijo...

Yo no toco la guitarra, pero dan ganas de empezar mañana. Con que cariño está explicado. Enhorabuena!

JavierMargán dijo...

Uy, taladrar la guitarra QUE MIEDO! yo no tengo tanto valor.

Gracias, Guille.

Anónimo dijo...

Guille!

Tienes la guitarra que muchos deseamos y que ahora es tan difícil de conseguir. Gracias por el post! Da gusto y mucha envidia leerlo.

Felix